El Hoyo, una fantastica película española que no vas a querer ver.

Algunas pocas veces aparece por ahí una película que te deja pensando. Es el caso de El Hoyo, la nueva película de Netflix que escarba en los costados «inhumanos» del ser humano.

 
 

El Hoyo no es una película para cualquiera. Es cruda, horrible, hasta escatológica; pero extraordinariamente bien ideada y profunda.

Es un manifiesto en el cual se declara que el ser humano es todo lo contrario a lo que manifiesta ser: cruel, dañino, egoísta.

La trama consiste en un tipo (Goreng) que se despierta en una especie de edificio con un número de pisos alto y desconocido. En cada uno de ellos hay dos personas que una vez por mes aparecen en otro de los pisos (más arriba o más abajo indistintamente).

A su vez, todos los días una plataforma con un enorme plato de comida recorre desde el primero hasta el último nivel alimentando a los huéspedes.

«Evidentemente la plataforma también marca un nivel social ya que el mismo plato que arranca en el primer piso termina en el último, con lo cual vas a querer estar siempre entre los primeros que reciben mucha comida y no entre los últimos a los que ya no les queda nada.»

Lo chocante es que el plato alcanzaría para que todos coman. Entonces, ¿qué te parece que harán los comensales de los pisos superiores?

La trama da lugar para posicionamientos políticos y liderazgos sociales que van chocando sistemáticamente con una realidad inquebrantable: la naturaleza humana.

La película es un llamado a la reflexión en éstos precisos momentos donde algunos se atiborran de comodidades encerrados en sus casas mientras que otros ven esas comodidades en la tele, salvo que estén en pisos demasiado alejados y no tengan ni siquiera esa posibilidad.