,

CRISTINA, LADRONA DE ILUSIONES

La historia de Cristina Elisabet Fernández de Kirchner no puede separarse de la de su esposo Néstor Kirchner, fallecido en 2010 mientras ella ejercía la presidencia.

No obstante digamos que Cristina nació en La Plata (Tolosa) en el año 1953. Su madre trabajaba en Rentas de la provincia de Buenos Aires, era gremialista, peronista y llegó a ser Secretaria General de su gremio.

Cristina no tiene relación ni contacto con la familia de su padre ya fallecido, que la reconoció cuando ella tenía seis años.

Durante el año 1974, mientras estudiaba abogacía en la UNLP conoció a Néstor Kirchner, se casaron en el 75 y al año siguiente se fueron a vivir a Rio Gallegos dónde instalaron un estudio jurídico.

Durante la dictadura militar los Kirchner se encargaron de ejecutar viviendas de personas que no podían pagar sus créditos hipotecarios. Eran los apoderados de una empresa prestamista de nombre Finansur. Mediante esta actividad el matrimonio se generó un patrimonio de 22 casas en la provincia de Santa Cruz.

En esa época Néstor tenía muy buenas relaciones con los militares que gobernaban la provincia. Esas relaciones están documentadas, por ejemplo, en un artículo del diario “La Opinión Austral” de Río Gallegos titulado “Amplio apoyo de las fuerzas vivas a las Fuerzas Armadas” con una foto de un jefe militar represor escoltado por el abogado Néstor Kirchner.

En 1977 la pareja estuvo presa 72 horas por una causa desconocida, pero ellos mismos afirmaron siempre que los mismos militares los liberaron a las pocas horas luego de tratarlos con amabilidad.

En el año 1981 una bomba explota en el estudio jurídico Kirchner, y Néstor publica una solicitada pidiendo que la Justicia investigue “conforme debe ser en un Estado de Derecho”. De esa manera quien mas tarde se mostraría como un “luchador contra el régimen militar”, reivindicaba a la dictadura como un “Estado de Derecho”.

El matrimonio nunca tuvo participación en la violencia armada de esa época, y tampoco tuvieron compromiso alguno en la defensa de los derechos humanos de la gente que era torturada o desaparecida.

Recién en el año 1981 retoman la actividad política que habían abandonado en la facultad, e instalan una Unidad Básica en Río Gallegos. Esto les permite generar una estructura política que una vez recuperada la democracia posibilita que Nestor sea electo intendente de esa ciudad en el año 1987. Y cuatro años más tarde es electo gobernador de Santa Cruz.

En su gestión el luego izquierdista Néstor Kirchner brindó un apoyo incondicional al presidente neoliberal Carlos Menem (al que llamó el mejor presidente de la historia), sobre todo en la privatización de YPF.

En pago a ese apoyo, Menem le entregó a Santa Cruz 600 millones de dólares por supuestas “regalías petroleras mal liquidadas”. Ese dinero fue depositado en el exterior por el gobernador Kirchner, y al día de hoy nunca más apareció.

Lo que sí apareció fue un importante crecimiento en el patrimonio K, que se disparó durante su gobernación merced a negocios muy “extraños”.

Por ejemplo el gobernador Néstor Kirchner le compró a la Municipalidad de Río Gallegos (esto es increíble) un terreno de 20 hectáreas a valor fiscal. Pagó 132 mil pesos, y unos meses después lo vendió a la empresa Cencosud por 6 millones y medio.

Mientras tanto Cristina Kirchner comenzó su periplo de cargos en el año 1989 siendo su esposo gobernador. Fue diputada provincial, senadora nacional, diputada nacional, y senadora nacional dos veces más.

En el año 2003 Néstor Kirchner es ungido como candidato presidencial por Eduardo Duhalde, y para esa época el matrimonio ya había declarado ante la AFIP un patrimonio de 2 millones de dólares.

No obstante y fiel a su personalidad hipócrita y mentirosa, en una entrevista de esa época Kirchner manifestó que “Sólo tengo un terrenito de 27 mil pesos”. Y agregó que “Desde que entré a la política, más que acrecentar mis bienes personales, fui para atrás”.

Una mentira descarada que adquiere más gravedad en la actualidad, dado que los peritos de la causa HOTESUR calcularon el patrimonio actual EN BLANCO de la familia Kirchner en 50 millones de dólares más 27 propiedades que fueron transferidas a los hijos.

Los corruptos siempre tienen un patrimonio en blanco que es una ínfima parte del patrimonio real, pero que lo necesitan para justificar su modo de vida lujoso. El resto del dinero lo esconden.

¿Como hicieron los Kirchner para blanquear una parte de su patrimonio y justificar su megafortuna siendo que solo cobraban sueldos de funcionarios públicos?

Lavando dinero, o sea simulando ganancias legítimas que nunca existieron.

Por ejemplo a través de una sociedad denominada HOTESUR compraron dos hoteles: Alto Calafate y Los Sauces.

Alto Calafate es un hotel que solía estar siempre vacío, pero que declaraba inmensas ganancias principalmente porque había firmado convenios con Aerolíneas Argentinas para hospedar a sus tripulaciones, y también porque era contratado por un millonario del sur para alojar al personal de sus empresas. Ese millonario no era otro que Lázaro Báez, el testaferro de los Kirchner.

En el caso de Los Sauces lo construyeron con un crédito del Banco de Santa Cruz, propiedad de los Eskenazi, que es una de las familias que se enriquecieron durante el kirchnerismo, por ejemplo quedándose con el 25% de YPF. Una vez terminado al hotel se lo alquilaron a otro favorecido por la obra pública llamado Juan Carlos Relats, que pagaba un canon altísimo y sin relación con los valores de mercado.

De esa manera los hoteles les permitían a los Kirchner justificar su patrimonio en blanco con ganancias que en la realidad no existían.

Por otra parte, hay indicios de que el patrimonio oculto de los Kirchner es inimaginablemente amplio: sus secretarios son multimillonarios, Lázaro Báez es una de las personas más ricas del país, y también se sospecha que existe dinero oculto por ejemplo en el paraíso fiscal de las islas Seychelles luego de que Cristina parara con el avión presidencial en una “escala técnica”.

Hoy toda la ruta de la coima esta siendo investigada (ej: la causa de los cuadernos de las coimas), y esta siendo investigada la forma en que se lavó el dinero (ej: causa Hotesur). Además de otros temas muy graves que involucran a la ex presidenta como el memorándum con Irán, y la posterior muerte del fiscal que lo investigaba Alberto Nisman.

Cristina Kirchner va camino terminar sus días en prisión, y quizás ese sea el cierre doloroso pero necesario de un capítulo muy oscuro de la historia argentina.

Una época de “vacas gordas” en las cuales los altos precios de los productos argentinos en el exterior podrían haber sentado las bases para un país mejor. Pero que sin embargo se cierra con un aumento salvaje de la pobreza, un crecimiento parasitario del Estado, un aumento de la corrupción y la violencia, y un aislamiento absoluto del mundo.

Muchos piensan que la corrupción de los dirigentes políticos no tiene importancia si estos gobiernan bien. Es un error fatal, porque nunca un corrupto puede gobernar para su pueblo si pone sus intereses materiales primero. Nunca en la historia un corrupto hizo grande a un país.

De hecho nunca una persona hizo grande a un país. Los países crecen gracias a sus sistemas, sus leyes, sus costumbres.

Todo lo que hay que modificar para evitar que un par de ladrones como los Kirchner vuelvan a gobernar veinte años a la Argentina.

Gente que NO.

Keep Reading

Related Article

TRAFERRI, la punta del iceberg

TRAFERRI La punta del iceberg Enrique Encino había trabajado toda la semana, y tal vez por eso la noche de diversión con su esposa en

CRISTINA, LADRONA DE ILUSIONES

CRISTINA, LADRONA DE ILUSIONES La historia de Cristina Elisabet Fernández de Kirchner no puede separarse de la de su esposo Néstor Kirchner, fallecido en 2010

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.